Mi niña, la fiera.

 

Butaca antes del tapizado

Butaca antes del tapizado

Hasta entonces el cambio había sido imperceptible. Aquella elegante y  discreta pequeña siempre había pasado casi desapercibida, como esas mujeres que alguna vez encuentro en alguna revuelta de la vida y casi no las veo, pero con su encanto, elegancia y belleza, aun más bella porque parecen ignorar que lo sean, sin saber cómo se abren un hueco en mi corazón, y al poco, con su presencia discreta, mirada franca, sonrisa acogedora y amena conversación logran que me invada una ternura especial,… un instinto de protección… algo, que me impulsa a querer rodearla con mis brazos estrecharla contra mi pecho, y protegerla de todo mal.

Así era ella. Pequeña, acogedora, discreta con su vestidito de rayas y… ¿y sus zapatos de tacón?…butaca antes de tapizarsillon antes de tapizar

Ese fue el primer cambio, apenas se notaba, pero había cambiado sus lindos tacones redonditos y puntiagudos por recias y poco femeninas botas de suela ancha y cuadradota . el siguiente paso fue más radical, rompedor si cabe, quería ropas nuevas modernas, vistosas. Le aconseje unos tejidos ingleses de importación con un  aire vintage que se lleva mucho. Y con cierto recelo, unas telas de microfibra mas canallas,  salvajes, dibujos de pieles de animal. Quería llevarla hacia las telas inglesas también modernas aunque más discretas, pero se alió con un decorador amigo que le dijo que la de leopardo era preciosa que le daban un aire estupendo y que además eran manchas pequeñas, no se veían tan piel de animal…se le iluminaron los ojos… ¡vale esa!…Yo también estoy de acuerdo, pero me resisto a perder a mi niña. La visto rezongando por lo bajo,…este traje es muy “exagerao”…vas a parecer que se yo…estabas mucho mejor con el otro…como lo que eres, una princesa…

100_1984fiera6Cuando terminé ¡Jesus! Que hermosa. Me miró, vi amor en su mirada pero ya no me pertenecía. Mostraba una belleza salvaje, una seguridad animal,  vendría a mis caricias como un felino, cuando ella quisiera.

Sillón tapizado tela de leopardo

Butaca tapizada después

Dijo…José, me has recogido, cuidado, me has dado todo lo que sabes, te has desvivido y me has preparado para lucir con todo esplendor, pero no voy ser una protegida, ni una princesa, quiero vivir mi historia…me dio un beso en la mejilla y al oído remató…José eres un “pringao”…no es tiempo para románticos…y se fue. Me asome a la puerta para verla marchar, seguía siendo hermosa, pero era fuerte, segura. No me necesitaba. Me gusta.

Butaca tapizada

Butaca tapizada

100_1987fiera10

Butaca tapizada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s